UNAM
18 de enero de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 175 » ¿Quién es?
imprimirpdfmenosmas

¿Quién es?
José Luis Mateos Trigos
Foto: Arturo Orta

No. 175 José Luis Mateos Trigos

Las redes que tejen al mundo

En su amplio e iluminado cubículo del Instituto de Física de la UNAM, José Luis Mateos Trigos narra el encuentro con su gran pasión: la física. Quedó flechado en el tercer año de secundaria, cuando su profesor escribió la definición sencilla de la velocidad como la distancia entre el tiempo. Para José Luis Mateos constatar que estos símbolos estaban conectados con la realidad fue descubrir una vocación que ha vivido como una gran aventura. "Como si fuera un explorador, el científico se interna en nuevos terrenos movido por la curiosidad y, sobre todo, por la pasión".

El investigador, adscrito al Departamento de Sistemas Complejos, explica que su objeto de estudio puede ser una célula, la sociedad humana, el cerebro, el Universo —en general, sistemas compuestos por muchos elementos que interactúan entre sí—. "Un sistema complejo debe verse como un todo. Si se aislan sus componentes (como se hace en otras áreas de la física), se pierde la esencia del sistema". Esta concepción no reduccionista de la ciencia permite entender el comportamiento de un sistema por la relación entre las partes, no por su suma. "Por ejemplo", añade, "el cerebro humano está compuesto por miles de millones de células, las cuales forman redes que están interconectadas; de su interconexión emergen propiedades como la conciencia y los pensamientos".

Muchos sistemas complejos pueden considerarse como redes: el cerebro con sus neuronas interconectadas, la sociedad con sus individuos interconectados. "Un primer paso es descifrar la arquitectura de las redes", dice José Luis Mateos, y para ilustrarlo me habla de lo que se conoce como teoría del mundo pequeño (ver ¿Cómo ves? No. 169). Vivimos en una red social de más de 7 000 millones de seres humanos, un número enorme. Si pensamos en la red que nos une con nuestros conocidos directos e indirectos (digamos, los amigos y los amigos de los amigos), podemos encontrar una conexión con cualquier persona del mundo. Más aún, podemos llegar a esa persona en sólo seis pasos, en promedio. Y Mateos añade: "Incluso se ha comprobado que la distancia puede ser menor: bastan un par de personas" para conectarnos con cualquier individuo: un escritor famoso, una estrella de cine.

Otra red compleja muy conocida es naturalmente la web, con más de 30 000 millones de páginas interconectadas; es decir, unas cuatro páginas por habitante del planeta. El doctor Mateos destaca la web como un ejemplo de la movilidad e imprevisibilidad de las redes. El número de páginas se modifica cada día y no se puede saber cuántas se crean o dejan de existir. El estudio de las redes complejas tiene aplicaciones que abarcan de la medicina a la economía, o de la biología molecular a la sociología. Permite entender cómo se propagan las enfermedades, pronosticar el comportamiento de mercados y encontrar el camino más corto para ponernos en contacto con cualquier persona del mundo.

Mateos comenta que su mejor herramienta como profesor es inyectarle pasión a la docencia. En entrevista, como en clase, sus constantes referencias a ejemplos cotidianos despiertan la imaginación y envuelven a quien lo escucha.

En 2003 José Luis Mateos recibió el Premio Jorge Lomnitz y obtuvo la beca Alexander von Humboldt para sus investigaciones en Alemania.

Además de investigar e impartir cátedra, Mateos dedica parte de su tiempo a divulgar la ciencia. "La divulgación es muy importante. Te obliga a salir de la torre de marfil y compartir en un lenguaje común el conocimiento", dice. Mateos participa todos los días con una cápsula de ciencia en el noticiero radiofónico de Eduardo Ruiz-Healy y es co-conductor del programa Ciencia 3 x 7 que se trasmite por Radio Red.

Su mensaje para los jóvenes es que sí se puede hacer ciencia en México. "Además es una profesión que deja muchas satisfacciones y permite conocer personas y lugares", añade. Pero no todo es ciencia para él. José Luis Mateos procura mantener un equilibrio y cultivar otros aspectos importantes de la vida, como la amistad y la familia. También le gustan la literatura latinoamericana y el buen vino.

Personalmente

Mejor consejo:
Sigue tu pasión.

Mayor virtud:
Ser disciplinado y entusiasta.

Mayor defecto:
A veces siento que no trabajo lo suficiente.

Lectura actual:
Antifragile: Things that Gain from Disorder, de Nassim Nicholas Taleb.

Laura Canales

En ediciones anteriores

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir