UNAM
23 de octubre de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 102 » Ráfagas
imprimirpdfmenosmas

Ráfagas

No. 102

El río subterráneo más grande del mundo

Un par de buzos descubrieron que dos ríos de la península de Yucatán, el Sac Actún (cueva blanca) y el Nohoch Nah Chich (gran casa de las aves) son en realidad uno solo. El río, de cerca de 154 kilómetros de longitud, se llama hoy Sistema Sac Actún.

Los buzos son el británico Stephen Bogaerts y su colega, el alemán Robbie Schmittner, quienes pasaron cuatro años explorando la conexión entre los dos ríos. “Esperábamos terminar la investigación en diciembre de 2004, pero no encontramos la unión de los ríos en el sitio donde pensábamos que estaría”, dijeron. Finalmente, el 23 de enero de este año, los buzos partieron de dos sitios que eligieron en cada uno de los ríos y se encontraron bajo el agua: habían encontrado la conexión.

La entrada del río se encuentra cerca de la zona arqueológica de Tulúm y su desembocadura está en la zona costera de la Rivera Maya.

El subsuelo de Yucatán es de roca caliza, que es suave y porosa y se erosiona fácilmente con la lluvia, lo que ha creado pasajes y cuevas, como si se tratara de una esponja. Por eso la península de Yucatán carece de ríos superficiales, pero el subsuelo está surcado por cientos de corrientes subterráneas que recorren grandes cavernas y pequeños túneles. Existen capas de agua en los ríos subterráneos, y debido a la diferencia de densidades, la de agua dulce descansa sobre la de agua salada sin mezclarse. Cuando llueve, el agua dulce se desliza sobre la salada. Los cenotes, grandes agujeros que se encuentran en la superficie, son accesos a este mundo acuático subterráneo. El Sistema Sac Actún cuenta con 111 cenotes y la península de Yucatán tiene entre 7 000 y 8 000.

Sac Actún le quitó el primer lugar como el mayor río subterráneo al río Ox Bel Ha, de 146 kilómetros de longitud, que también se encuentra en la península.

Este nuevo descubrimiento revela un mar de agua dulce interconectado, lo que implica que, si llegara a existir un foco de contaminación, ésta se distribuiría por toda la zona. Para agravar las cosas, el sistema desemboca en el mar y sus aguas van a dar directamente al Arrecife Mesoamericano, el segundo más grande del mundo, que representa una importante reserva de vida marina.

La región, poco poblada hasta hace algunas décadas, alberga actualmente el desarrollo turístico más importante de México, la Rivera Maya, que no deja de crecer y donde ya existen cientos de hoteles, que reciben durante todo el año a miles de turistas. Proteger la zona no parece empresa sencilla.

Extraño hexágono en Saturno

Científicos de la misión espacial Cassini capturaron una imagen bastante peculiar. Se trata de un hexágono parecido a la celda de un panal, que puede verse en el polo norte de Saturno.

Las naves Viajero 1 y 2 de la NASA ya lo habían detectado hace más de dos décadas, por lo que ahora sabemos que no es un fenómeno de vida corta. En las nuevas imágenes de Cassini puede verse un segundo hexágono más oscuro dentro del primero. Kevin Baines, experto en fenómenos atmosféricos y miembro del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, dice: “Nunca habíamos visto nada como esto en ningún otro planeta. Es una estructura muy extraña, una figura geométrica con seis lados casi iguales. La densa atmósfera de Saturno es uno de los últimos lugares donde hubiéramos esperado encontrar una figura regular.” Y sin embargo, ahí está.

El hexágono es similar al vórtice polar de la Tierra, donde se encuentran vientos que siguen un patrón circular alrededor de la región polar, sólo que en Saturno tiene una forma hexagonal. De lado a lado, mide cerca de 25 000 kilómetros y dentro de él cabrían cuatro planetas Tierra.

Las nuevas imágenes fueron tomadas mediante un sistema de cámaras de la nave Cassini que capta luz infrarroja. Con este sistema se puede penetrar hasta cerca de 100 kilómetros en la atmósfera de Saturno.

Dentro del hexágono se encuentra un sistema de nubes que parecen viajar a enormes velocidades. Las imágenes fueron tomadas entre el 30 de octubre y el 11 de noviembre de 2006, desde una distancia de 1.3 millones de kilómetros.

En el polo sur, en cambio, se encuentra lo que parece ser un huracán con un ojo enorme. La diferencia entre las estructuras que están en los dos polos sigue intrigando los investigadores.

Una vez que se logre entender su naturaleza dinámica, este hexágono polar de vida larga podrá darnos más información sobre Saturno y sobre su periodo de rotación. Y podremos también saber la razón de su forma geométrica, tan poco común en la naturaleza.

La misión Cassini-Huygens es un proyecto cooperativo de la NASA, la Agencia Espacial Europea y la Agencia Espacial Italiana.

Ríos en peligro

“El escritor Hal Boyle dijo: ‘Lo que es tan tranquilizador de un río, es que no produce ninguna duda —es seguro que llegue a su destino, que no se vaya a ningún otro lado—.’ Hubo un tiempo en que esto fue cierto, pero ya no es así”.

Así empieza el informe, difundido recientemente, acerca de los mayores peligros para los grandes ríos del mundo elaborado por el Fondo Mundial para la Vida Silvestre (WWF, por sus siglas en inglés) a partir de artículos y trabajo de campo realizado por científicos de diversas regiones del planeta. Los seis factores que considera el reporte como mayor amenaza para el futuro de los ríos son: infraestructura (canales y presas), sobreextracción de agua, cambio climático, introducción de especies exóticas, sobrepesca y contaminación.

Los ríos más vulnerables, tomando en cuenta tanto su situación actual como su importancia ecológica, y la que tienen para los seres humanos que dependen de ellos, son el Salween (también conocido como Nujiang o Río Nu) en el sureste asiático, el Río de La Plata en Sudamérica, el Danubio en Europa, el Río Grande o Río Bravo en América del Norte, el Ganges en el norte de la India y sudeste de Asia, el Murray-Darling en Australia, el Indo en Asia, el Nilo en África y el Yangtze y el Mekong en Asia.

Los ríos son fundamentales para la vida y también proporcionan energía para generar electricidad, son medios de transporte, sitios de recreación y turismo, regulan sequías e inundaciones, retienen sedimentos y nutrientes, y son el hábitat de cientos de miles de especies vegetales y animales. Además, la fauna de agua dulce es alimento y representa ingresos para millones de personas, en especial las que viven en zonas rurales de países pobres.

En las últimas décadas, más del 20% de las especies de agua dulce ya se han extinguido o están en serio peligro de desaparecer.

Aunque hay gran preocupación por conservar la biodiversidad y los beneficios de los ríos, la demanda de agua crece día a día. Se calcula que la extracción de agua dulce se ha incrementado 35 veces en los últimos 300 años.

El único río mexicano que figura en el informe es el Río Bravo. Tiene una longitud de 3 033 kilómetros. La población que habita en sus márgenes es de 10 millones de personas, la actividad principal que sustentan sus aguas es la agricultura y su mayor amenaza la sobreextracción, aunque también la salinización y la introducción de especies exóticas, es decir, traídas de otros ríos. Desde Laredo hasta su desembocadura, el Río Bravo es la principal fuente de agua dulce para las comunidades aledañas, tanto en México como en Estados Unidos. Es una región muy importante de biodiversidad, con 121 especies de peces, 69 de ellas endémicas. También es el hábitat de muchas especies endémicas de aves y cuenta con una gran diversidad de moluscos. Los niveles de extracción son tan elevados, que entre los meses de febrero y junio del año 2001 el río se secó antes de llegar a su desembocadura en el Golfo de México. Este dato resulta aún más dramático si pensamos que antes de los años 60 se podía navegar hasta 16 kilómetros río arriba.

Como resultado de la disminución del caudal, la concentración de contaminantes es tan alta que han desaparecido muchas de las especies que vivían en el río y debido a que su corriente ha disminuido, se introducen grandes volúmenes de agua de mar y los niveles de salinización han aumentado considerablemente. Incluso se han detectado especies de peces marinos a 400 kilómetros de la costa. Para mitigar estos efectos, y puesto que cerca del 80% de la extracción se utiliza en agricultura, entre otras acciones, se están promoviendo prácticas de irrigación más eficientes.

En el futuro próximo, cuando el abasto de agua dulce sea el problema más grave que tengamos que enfrentar, no podremos disculparnos diciendo que no teníamos idea de lo que estaba sucediendo.

Mosquitos contra la malaria

Científicos estadounidenses del Instituto de la Malaria, de la Universidad Johns Hopkins, crearon mosquitos genéticamente modificados que no transmiten el parásito que provoca ese padecimiento.

La malaria, también llamada fiebre palúdica o paludismo, es una de las enfermedades tropicales más graves del mundo, que cada año afecta a más de 300 millones de personas y es responsable de tres millones de muertes. Cerca del 90% de los casos se registran en África, aunque en el resto del trópico también representa un grave problema de salud.

El parásito que la causa es del género Plasmodium, y se transmite a los seres humanos por las picaduras de las hembras del mosquito Anopheles. Es decir, el mosquito hembra infectado lleva los parásitos en las glándulas salivales. El ciclo continúa cuando un mosquito ingiere sangre de una persona infectada y adquiere de esta forma los parásitos, que se alojarán en sus glándulas salivales listos para una nueva infección.

El equipo de investigadores creó ejemplares de Anopheles stephensi, el mosquito que transmite la enfermedad a los ratones, a los que modificó un gen que bloquea la infección del parásito. Esto ya se había logrado antes. Lo que resulta esperanzador de este nuevo intento, es que el mosquito modificado genéticamente no sólo no puede ser portador del parásito, sino que resultó ser más resistente que los mosquitos silvestres.

Para comprobarlo, Marcelo Jacobs-Lorena, director de la investigación, y sus colegas, colocaron 1 200 mosquitos de cada tipo en contenedores donde se encontraban ratones infectados con el Plasmodium. Después de nueve generaciones, los mosquitos modificados genéticamente eran más del 70% de la población total, ya que viven más tiempo y ponen más huevos que sus primos silvestres.

Es necesario realizar más investigaciones con las especies de mosquitos que infectan a las personas. Además, para que una campaña de erradicación de malaria usando los mosquitos transgénicos tuviera éxito, tendrían que suprimir en su totalidad a los silvestres, lo que se antoja una empresa monumental, tomando en cuenta el tamaño de las poblaciones de estos mosquitos que viven en las regiones tropicales en todo el mundo.

Queda también la preocupación por los efectos imprevistos de liberar organismo modificados genéticamente.

 

Martha Duhne

En ediciones anteriores
Slide 1

En busca de otros mundos

Slide 2

Aguas profundas: crónica de un desastre anunciado*

Slide 3

La inteligencia artificial no es como la pintan

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir