UNAM
24 de abril de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 161 » Ráfagas
imprimirpdfmenosmas

Ráfagas

No. 161

Una joya de biodiversidad en América

Más de una docena de investigadores peruanos y extranjeros realizaron durante 15 años un inventario de las especies que habitan en el Parque Nacional Bahuaja Sonene (PNBS), y encontraron 365 especies nunca vistas en la zona: 30 especies de aves, entre ellas el águila viuda y la gaviota de Wilson; dos mamíferos, el murciélago Nicéforo de orejas grandes y el murciélago tricolor; 233 mariposas y polillas y 50 anfibios y reptiles, la rana gigante entre ellas. Esto convierte a la zona en una joya de biodiversidad del continente.

El PNBS fue creado en el año 1996, y está ubicado en las provincias de Tambopata, Carabaya y Sandia, en los departamentos de Madre de Dios y Puno, y tiene una extensión de más de un millón de hectáreas. En el parque se busca proteger ecosistemas únicos del Perú como el bosque lluvioso amazónico y la sabana húmeda tropical, conocida como Pampas del Heath (llamadas así porque se encuentran delimitadas por los ríos Heath y Palma Real), que es el hábitat de especies como el ciervo de los pantanos (Blastocerus dichotomus), el mayor de los ciervos de América del Sur, que antiguamente se distribuía a lo largo de toda el área subtropical del continente y hoy se encuentra reducido a pequeñas poblaciones aisladas; y el lobo de crin (Chrysocyon brachyurus), un cánido originario de América del Sur, que parece un zorro grande, con pelo rojizo y que se caracteriza por tener unas patas extremadamente largas. Además hay guacamayas, osos hormigueros, jaguares y tapires y varias especies de aves, como el carpintero blanco (Leuconerpes candidus) y el tucán toco (Ramphastos toco).

En el estudio participaron el Servicio Nacional de Áreas Protegidas por el Estado y la Wildlife Conservation Society, una organización internacional dedicada al estudio y conservación de la biodiversidad. Es el primer estudio de esta magnitud que se realiza en el parque. El hallazgo de esta increíble riqueza posiblemente sea un aliciente para conservarlo.

Nopal y trigo para fabricar objetos

Con el objetivo de utilizar los residuos sólidos que se producen por toneladas en procesos productivos de diversas empresas, industrias y escuelas en el Distrito Federal, científicos de la Universidad Autónoma Metropolitana unidad Azcapotzalco (UAMA) desarrollaron una técnica que permite procesarlos con nopal y harina de trigo y producir con ellos objetos biodegradables.

El proyecto, dirigido por Enrique Alarcón Jiménez, forma parte del programa “Ciudad con Conectividad y Tecnología”, que lleva a cabo el Instituto de Ciencia y Tecnología del Distrito Federal, y en él se utilizan alrededor de tres toneladas diarias de desechos sólidos, entre otros arena, residuos de podas de camellones, jardines públicos y mercados de flores, y polvo de metales.

En este desarrollo tecnológico no es necesario separar los desechos, ya que en una primera fase son transformados en trozos pequeños, para después formar una pasta al añadirle harina de trigo y la sustancia viscosa característica del nopal (constituida de una mezcla de moléculas grandes que forman parte de la pared de las células vegetales y que en presencia de agua forman un gel). Esta mezcla se pone en un molde donde adquiere la forma deseada.

El producto final tiene características similares a un metal no ferroso, similar en resistencia y dureza al aluminio y al bronce. Con esta pasta se han elaborado muebles, contenedores, recipientes, sistemas de aislantes térmicos y acústicos, calderas, tuberías, señalamientos viales y de protección civil.

Los primeros productos fueron elaborados en el año 2005 y han superado la vida útil prevista, ya que siguen en buen estado.

Esta innovación tecnológica forma parte de los llamados “procesos verdes” ya que utiliza energía solar, agua de lluvia e insumos de bajo costo, resiste los efectos de los rayos ultravioleta y la lluvia ácida sin deteriorarse. Además puede ser degradada por el medio ambiente o volverse a reciclar con el propósito de cumplir un “ciclo de reutilización infinito”, concluyó Alarcón Jiménez.

Por estas características, este nuevo material es una alternativa al plástico convencional, que ocasiona enormes problemas ambientales.

Internet, las adolescentes y su imagen corporal

Una investigación dirigida por Amy Slater, de la Universidad Flinders, en Australia, revela que las adolescentes que pasan mucho tiempo en Internet tienen más probabilidades de baja autoestima y poca satisfacción con su apariencia física.

Slater realizó encuestas a 1 100 adolescentes de 18 escuelas secundarias y preparatorias del sur de Australia con el objetivo de determinar cómo afecta Internet su sentido de identidad y el de su imagen corporal.

En promedio, las jóvenes, que cursaban 3º de secundaria o 1º de preparatoria, pasaban cerca de tres horas y media en redes sociales, sitios de chateo o viendo películas y series de televisión, lapso muy superior al que recomiendan las autoridades de salud australianas (no más de dos horas al día frente a una pantalla, ya sea de televisión, computadora o teléfono). Y tenían en Facebook un promedio de 215 “amistades”, aunque muchas de ellas llegaban a más de 600 contactos.

Mas del 40% de las encuestadas aseguraron no estar satisfechas con su peso ni su cuerpo, pasar mucho tiempo arreglándose, oyendo música o sentadas frente a sus computadoras y experimentar con frecuencia sentimientos depresivos.

En comparación, las chicas que reportaron pasar más tiempo desarrollando otras actividades se expresaron más positivamente acerca de sus cuerpos, tuvieron un sentido de identidad más fuerte y menos sentimientos depresivos.

Slater asegura que a pesar de que los comerciales de televisión, las revistas y otros tipos de medios de comunicación masiva son criticados frecuentemente por la forma en que modifican e idealizan el cuerpo de las mujeres, es probable que Internet tenga más influencia que éstos.

“Encontramos una enorme presencia de anuncios de productos de belleza, dietas y sitios dirigidos a adolescentes en sus redes sociales. Y la alarmante cantidad de tiempo que las jóvenes pasan en Internet puede estar teniendo un enorme impacto en cómo se ven y se sienten en relación con su cuerpo”.

El estudio, que forma parte del NetGirls Project, financiado por el Consejo de Investigación Australiano, continuará durante el presente año con el mismo grupo de jóvenes, buscando entender cómo se modifican con la edad su conducta y uso de Internet.

Florece planta de más de 30 000 años

Como si se tratara de una narración de ciencia ficción, un equipo de científicos rusos del Instituto de Problemas Fisicoquímicos y Biológicos en Ciencias de la Tierra, dirigidos por David Gilichinsky, lograron que germinara una planta a partir de semillas y frutos congelados hace 32 000 años.

Durante la última glaciación, las regiones septentrionales del planeta se encontraban cubiertas de praderas heladas donde pastaban mamuts, bisontes y rinocerontes lanudos de cuernos largos. Ese ecosistema, conocido por los paleontólogos como “estepas de mamuts”, desapareció hace cerca de 13 000 años y no existe en la actualidad ninguno igual. Pero uno de sus habitantes, una pequeña planta de flores blancas, ha vuelto a la vida gracias al trabajo de los científicos que rescataron frutas y semillas que seguramente fueron enterradas por ardillas bajo el permafrost, la capa de hielo que se encuentra permanentemente congelado en regiones muy frías, cercanas al polo en Canadá, Alaska, Siberia y Noruega. Las madrigueras, 70 en total, se encontraban a orillas del río Kolyma al noreste de Siberia, de 20 a 40 metros bajo la superficie de la tundra actual, rodeadas de huesos de mamuts y otros animales. Algunas madrigueras contenían cientos de miles de frutos y semillas, maravillosamente conservados en ese medio frío y seco.

Los investigadores trataron de cultivar plantas de varias de las semillas rescatadas en las madrigueras, pero sin éxito. Y entonces tocó el turno a la Silene stenophylla, planta que crece el día de hoy en Siberia y en las montañas del norte de Japón. Gilichinsky y sus colegas tomaron muestras de tejido de la placenta vegetal de los frutos de S. stenophylla, que es la masa que se encuentra dentro del fruto y que sostiene a las semillas en su lugar. Éste produjo brotes, dando lugar a los organismos pluricelulares más antiguos del planeta.

Las plantas ya florecieron y produjeron semillas fértiles que germinaron para producir una segunda generación de plantas fértiles. Estas antiquísimas plantas produjeron más capullos de flores, pero mostraron un crecimiento de las raíces más lento que las plantas actuales de la misma especie, lo que sugiere que estaban adaptadas al ambiente extremo de la Edad de Hielo.

Los resultados de esta investigación abren la puerta a la posibilidad de recuperar especies extintas. David Gilichinsky murió el día 18 de febrero, el mismo mes en que salió publicado su artículo en la revista Nature.

Nuevo tratamiento de aguas residuales

En los últimos 50 años la población del país pasó de poco más de 34 millones de habitantes a cerca de 110, lo que ha implicado un drástico aumento en la generación de aguas residuales. Un alto porcentaje de éstas, tanto domésticas como industriales, son vertidas a ríos y lagos sin ningún tratamiento, contaminando el suelo y el agua y poniendo en riesgo la salud humana y el ambiente. Más todavía: muchas de las plantas de tratamiento de aguas negras que ya tenemos no están activas, por los altos costos que implica su mantenimiento y operación.

Buscando paliar este problema, la empresa Wetlands de México y Asociados desarrolló un sistema eficiente y barato de tratamiento de aguas residuales que replica el funcionamiento de un humedal natural.

Entre la vegetación que crece en zonas de humedales hay plantas, por ejemplo distintas especies de tule, que a través de sus raíces oxigenan el agua; después bacterias aerobias —que pueden sobrevivir y crecer en ambientes con oxígeno— degradan la materia orgánica.

En ese sistema, desarrollado por científicos e ingenieros mexicanos, las aguas residuales pasan primero por biodigestores y filtros donde se remueve hasta el 65% de los contaminantes. Luego estas aguas son conducidas en un flujo subterráneo de cinco fases de pantanos artificiales; es decir, ambientes con plantas de diversas especies y rico en bacterias que de manera conjunta logran la remoción de hasta el 90% de los agentes orgánicos contaminantes.

Marco Antonio Castellanos, uno de los fundadores de Wetlands, aseguró a la agencia de noticias Investigación y Desarrollo que su sistema de tratamiento de aguas residuales resulta altamente efectivo y tiene un costo de operación y mantenimiento muy bajo comparado con otros de alta tecnología. Ya se han construido y están en funcionamiento 30 plantas en el Estado de Oaxaca. En México este tipo de plantas podrían resultar especialmente efectivas en zonas rurales y ganaderas debido a sus dimensiones y capacidad para tratar aguas residuales en poblaciones de hasta 30 000 habitantes.

El año pasado Wetlands de México fue merecedora del Premio Nacional a la Innovación Tecnológica, otorgado por la Asociación Mexicana de Directivos de la Investigación Aplicada y el Desarrollo Tecnológico (ADIAT).

 

Martha Duhne

En ediciones anteriores
Slide 1

Medicina espacial*

Slide 2

El agente secreto de la evolución

Slide 3

Experimentos con animales, ¿mal necesario?

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir