UNAM
18 de enero de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 210 » Ráfagas
imprimirpdfmenosmas

Ráfagas

No. 210

Causas de la extinción del hombre de Flores

Hace poco más de 10 años, el mundo supo de la existencia de un pequeño homínido, Homo floresiensis, al que sus descubridores, un equipo de científicos indonesios y australianos, apodaron el hobbit en referencia al personaje de la novela del escritor británico J. R. R. Tolkien.

El hallazgo realizado en la cueva Liang Bua, isla de Flores, Indonesia, causó conmoción; fue inesperado encontrar un esqueleto femenino casi completo de cerca de un metro de altura, que poseía características humanas (de ahí que se catalogara dentro del género Homo) y un cráneo de una tercera parte del tamaño de un ser humano actual, pero con la capacidad de crear herramientas de piedra. Estos rasgos modernos se combinan con unos realmente antiguos, como piernas cortas, dientes grandes, hombros dirigidos hacia adelante, mandíbula pequeña, frente aplanada, pies grandes en relación con el tamaño de las piernas, características que recuerdan a especies de homínidos que se extinguieron antes de salir del continente africano, hace más de dos millones de años.

En la cueva también se encontraron restos óseos de dragones de Komodo (lagarto que puede medir hasta tres metros y que solamente habita en las islas de Indonesia), cigüeñas gigantes y elefantes enanos que el hombre de Flores cazaba. Hay indicios de que estos pequeños seres conocían el fuego. Para añadir al misterio que rodea al hobbit, no está claro cómo pudieron llegar a Flores, ya que la isla más cercana está a más de seis kilómetros de distancia, rodeada de un mar turbulento.

Al principio se pensó que se trataba de ancestros del Homo erectus (homínido que apareció hace casi dos millones de años), y que su estatura era resultado de la típica reducción de tamaño que presentan después de miles de años algunas especies cuando invaden una isla. Pero ahora los científicos opinan que los ancestros del hombre de Flores ya eran pequeños cuando llegaron a la isla.

El primer hobbit se halló a seis metros de profundidad y debido a que se consideró muy arriesgado realizar estudios de carbono 14 en sus frágiles y valiosos huesos, se fecharon muestras de tierra y rocas que los rodeaban. Con éstas se llegó a la conclusión de que los restos tenían 11 000 años, lo que significaba que habían convivido con los seres humanos durante casi 30 000 años, dato que no pareció lógico a los investigadores. Y parece que tenían razón en dudar.

El equipo ha seguido excavando. En más de 10 años se han recuperado huesos de hasta 12 individuos del H. floresiensis en Liang Bua, único sitio donde la especie se ha encontrado hasta el momento.

"Realizamos estudios en restos de carbón, sedimentos, ceniza volcánica e incluso algunos huesos de H. floresiensis utilizando los métodos científicos más actualizados", dijo Richard Roberts, profesor de la Universidad de Wollongong, en Australia, quien forma parte de la investigación. Según estos estudios, los restos tienen entre 100 000 y 60 000 años de antigüedad. Los científicos piensan que el error inicial quizá se debió a que los estudios se realizaron en material más reciente que se filtró hacia el estrato en el que estaban los huesos.

La fecha de la desaparición del Homo floresiensis coincide con la llegada del Homo sapiens a la región. La evidencia más antigua de presencia de seres humanos modernos en la isla data de sólo 11 000 años, aunque se sabe que migraron a través del sureste asiático y llegaron a islas cercanas y a Australia hace 50 000. Su llegada coincide también con la desaparición de otras especies como buitres, cigüeñas gigantes y elefantes pigmeos, y podría haber sido decisiva para la extinción del hobbit, probablemente por la competencia por los recursos limitados de la isla.

El estudio fue dirigido por investigadores de la Universidad de Wollongong y del centro Pusat Penelitian Arkeologi Nasional de Indonesia. Los resultados se publicaron en la revista Nature en marzo pasado.

La cueva es inmensa y lo que se ha excavado es un área pequeña. Aún debemos esperar más información acerca del pequeño homínido, fuente de asombro y reflexiones en torno a la evolución de nuestra especie y del papel que ha jugado en el destino de muchas otras.

Aumenta consumo de psicofármacos

Un estudio publicado en la revista American Journal of Public Health el pasado abril muestra que no sólo son más los estadounidenses que consumen benzodiacepinas, sino que se ha dado un marcado incremento en las dosis utilizadas y en las muertes por sobredosis.

Las benzodiacepinas son psicofármacos ampliamente recetados como ansiolíticos, anticonvulsivos, relajantes musculares e inductores de sueño.

Los investigadores del Colegio de Medicina Albert Einstein y de la Universidad de Filadelfia, ambas instituciones estadounidenses, examinaron información recabada en el Censo de Gastos Médicos y en las causas de defunción reportadas en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Los resultados son alarmantes: entre 1996 y 2013 el porcentaje de adultos que entregaron una receta para benzodiacepinas se elevó del 4.1% al 5.6%, la cantidad de esta droga consumida se incrementó de 1.1 a 3.6 kilogramos por cada 100 000 adultos y la muerte por sobredosis aumentó de 0.58 a 3.07, también por 100 000 adultos. Es decir que las recetas de benzodiacepinas y las muertes por sobredosis han ido en aumento.

El número de personas que murieron por sobredosis de medicamentos de prescripción médica en 2013 fue 22 767, de los cuales 31% por benzodiacepinas, algunas veces mezcladas con otros fármacos o con alcohol, lo que se sabe que aumenta el riesgo de sobredosis mortal.

Al dar seguimiento a personas que tomaban benzodiacepinas, se descubrió que la cantidad que consumían cada año se duplicó entre 1996 y 2013, lo que sugiere que esas personas incrementaron su dosis diaria o que las tomaron más seguido, lo que aumenta las probabilidades de una sobredosis. Otro problema grave es que muchas personas consiguen los fármacos y los consumen sin supervisión médica.

En México, los datos reportados en la última Encuesta Nacional de Adicciones señalan a las benzodiacepinas como los fármacos de prescripción más usados en hombres y mujeres de 12 a 65 años de edad.

Los investigadores opinan que es necesario reducir el abuso de las benzodiacepinas, un problema de salud que ha pasado prácticamente inadvertido.

Cómo percibe un perro un rostro humano

Se sabe que los humanos tenemos regiones específicas del cerebro que nos permiten reconocer y procesar las emociones de otro ser humano, pero no era claro si sucedía lo mismo en el cerebro de los perros. Un grupo de científicos del Instituto de Neurobiología de la UNAM decidierón averiguarlo utilizando resonancia magnética funcional, o fMRI, técnica que permite obtener imágenes de la actividad del cerebro mientras realiza una tarea.

El primer problema que enfrentaron los investigadores fue entrenar a los perros participantes a que se mantuvieran despiertos, quietos y atentos dentro de un escáner, proceso que les tomó cerca de cuatro meses. Eligieron a siete perros, cuatro machos y a siete perros, cuatro machos y tres hembras; cinco de la raza Border Collie, un Labrador y un Golden Retriever. Los animales aprendieron a mantenerse quietos en la posición necesaria, es decir, con la cabeza apoyada en un soporte. Cuando los perros superaron esta etapa, los colocaron en un escáner falso, que producía ruidos similares a los de uno real. Finalmente los investigadores pusieron a los perros en un escáner en el que, durante cinco minutos, les mostraron fotografías mientras se registraba su actividad cerebral.

Las fotografías eran de 50 rostros humanos de ambos sexos, desconocidos para los perros y con expresiones faciales neutras, combinados con diversos objetos. Todas las fotografías estaban a color, tomadas bajo las mismas condiciones de luz, contraste y tamaño.

Los resultados del estudio se publicaron en la revista PLoS ONE en marzo pasado. En la visualización de caras humanas los perros mostraron actividad en el núcleo caudado, así como en las cortezas temporal y frontal. La actividad en la corteza temporal es similar a la de otras especies como los humanos, otros primates y las ovejas, y está relacionada con el procesamiento de rostros. La actividad en el núcleo caudado y la corteza frontal resultó inesperada. Los investigadores concluyen que la actividad de la corteza frontal se relaciona con algunos procesos superiores, como la atención y la categorización, y que la del núcleo caudado podría estar relacionada con procesos de placer o recompensa.

La capacidad de un perro para reconocer e interpretar los rostros humanos debe haber sido un factor crucial en su adaptación a la vida con humanos, ya que de eso dependía en buena medida su supervivencia.

Gran maestro digital

El 9 de marzo de 2016 marcó un hito en la historia de la inteligencia artificial luego de que el programa AlphaGo, desarrollado por la empresa británica Google DeepMind, venciera a Lee Sedol, uno de los mejores jugadores de Go del mundo.

El Go es un juego chino de estrategia con unos 3 000 años de antigüedad. En una cuadrícula de 19 x 19 los jugadores alternan turnos para acomodar cuentas negras o blancas con el fin de ganar el mayor territorio en el tablero. Las reglas son simples, pero las partidas suelen ser de una enorme complejidad y requieren mucha intuición.

Hace casi 20 años una computadora diseñada para jugar al ajedrez venció al campeón mundial Garry Kasparov. La estrategia de la computadora Deep Blue consistía en explorar instantáneamente en cada jugada una inmensa cantidad de posibilidades, una estrategia de fuerza bruta que bastó para ganar al ajedrez. Pero en Go el árbol de posibilidades es tan vasto, que ni a la velocidad de una computadora se puede explorar una región apreciable. AlphaGo requirió algo parecido a la intuición, reconocer patrones significativos en vez de explorar ciegamente todas las bifurcaciones. Para eso, sus creadores alimentaron el programa con millones de jugadas reales para que las analizara. AlphaGo afinó sus habilidades jugando contra sí mismo en partidas que duraban una fracción de segundo.

Aunque una versión previa de este software ya había logrado vencer en cinco ocasiones al campeón europeo Fan Hui en octubre de 2015, nadie pensaba que pudiera derrotar a Lee Sedol. Después de la primera partida, el mismo Lee comentó que estaba muy sorprendido y que no pensó que perdería. Dijo además que no pensaba que AlphaGo pudiera jugar de una manera tan perfecta.

En la conferencia de prensa posterior a la victoria de AlphaGo, Demis Hassabis, director de Google DeepMind, comentó que la intención de desarrollar sistemas de inteligencia artificial como éste es aplicar estas técnicas para resolver problemas en el ámbito de lo social y la salud. DeepMind ya anunció que cerró un acuerdo de colaboración con el sistema nacional de salud del Reino Unido.

La contienda de titanes se desarrolló en cinco juegos, entre el 9 y el 15 de marzo de 2016. El marcador final quedó 4-1 a favor de Google DeepMind. El premio de un millón de dólares será donado a UNICEF, a instituciones dedicadas a la educación en ciencia, tecnología y matemáticas, y a organizaciones de Go. En reconocimiento al logro, la Asociación Coreana de Go concedió a AlphaGo un grado honorario de 9-dan, el más alto de un jugador profesional.

-Claudia Hernández

 

Martha Duhne

En ediciones anteriores

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir