UNAM
22 de junio de 2018
II
II
¿Cómo ves?
imprimirpdfmenosmas

Retos

No. 102 Preparativos de boda

El padrino

Pancracio Santamaría sólo podía pensar en su futura boda; quería que fuera memorable y decidió preparar un banquete para 600 personas, que durara 6 horas, donde se servirían exquisitas carnes y postres. Únicamente se bebería champaña.

Para la compra de la champaña Pancracio fue a la tienda de su tío Luis, quien después de escuchar los detalles del banquete, le dijo: “Vas a necesitar mucha champaña. Tengo cálculos estadísticos del consumo de bebidas en una boda: exactamente 1.5 personas se toman botella y media de champaña en una hora y media. Si tú quieres servir a 600 personas durante 6 horas te va a salir caro. Si me dices exactamente cuántas botellas se consumirán en el banquete yo te las regalo como padrino de bodas, pero si no le atinas, tú las pagas”.

Pancracio contestó: “Ay tío ya sabes que odio las matemáticas, mejor te las pago. Ofendido, Luis le dijo: “No te enojes sobrinito, era broma, por algo soy tu tío; cuenta con la champaña para el banquete”.

¿Cuántas botellas de champaña tendría que surtir Luis para la boda?

La comida

Resuelto el problema de la champaña, Pancracio se dirigió al mejor restaurante de pertenecía a su compadre Chema. En cuanto Chema escuchó los planes del banquete para 600 personas le dijo a Pancracio que no se preocupara, que toda la carne correría por cuenta del restaurante como regalo de bodas. Pero, después de pensarlo unos momentos, Chema dijo que quizá sí habría problema en cuanto a los tiempos en que se servirían las 600 arracheras, pues a pesar de que contaría con el trabajo de 40 cocineros, en su parrilla cabían máximo 400 arracheras. Esto significaba que una vez que se sirviera a las primeras 400 personas, las 200 restantes tendrían que esperar 20 minutos; ya que cada arrachera se asaba 10 minutos de un lado y luego otros 10 del otro lado.

Pancracio, pensando en que no quería que algunos de sus invitados se impacientaran, le recomendó a su compadre que se comprara otra parrilla donde cupieran las 200 arracheras restantes, o bien que se comprara una parrilla gigante donde cupieran las 600, y que contratara a 20 cocineros más.

Chema le respondió que las parrillas eran muy caras, por lo que el regalo se saldría de su presupuesto. Fue entonces que llegó Pepe, el cocinero, y les dijo que él sabía cómo asar 600 arracheras en la parrilla, sin encimarlas, para que primero se sirvieran 200 y tan sólo 10 minutos después se sirvieran las restantes 400.

¿Cuál sería la técnica de Pepe para asar las arracheras considerando que todas se deben asar 10 minutos por cada lado y servirse recién sacadas de la parrilla?

El anillo

Para comprar los anillos de boda, y como no le gustaba pagar con tarjeta de crédito, Pancracio se dirigió al banco, donde sacó varias quincenas de su sueldo (tenía un salario de $160 000 pesos mensuales). Hasta allí todo iba muy bien. Sin embargo, camino a la joyería, una banda de tres ladrones lo interceptó. El líder de la banda le propinó a Pancracio un golpe tan fuerte que lo hizo caer al suelo; entonces le sacó de la cartera abultada la mitad de las quincenas que llevaba más media quincena. Aún no se reponía Pancracio del golpe, cuando se le acercó otro ladrón y de su todavía abultada cartera le sacó la mitad de las quincenas que quedaban más media quincena. Finalmente, se le acercó el tercer ladrón y le sacó la cartera; al verla completamente vacía, pensó para sus adentros: “Esta carterita es de piel de la buena, igual y la puedo vender”.

¿Cuánto dinero había sacado Pancracio del banco?

Soluciones al número anterior

Los optimistas. Rubén estaba equivocado porque no sobró dinero: el paquete de condones costó $250, las pastillas $20 y cada quien se quedó con 10 pesos: en total $300. Su error del cálculo es que los $90 que él menciona ya incluyen lo gastado en condones más lo gastado en pastillas (250 + 20 = 270), por lo que sobrarían $30, y no sólo $10, que son los que Carlos repartió entre los 3.

Doble protección. El condón costaría $5 y el estuche $3. Se plantea la ecuación: X + (X – 2) = 8, siendo X el precio del condón.

Un mundo feliz. El mínimo común múltiplo de 9, 10, 12, 15, 18 y 20 es 180; por lo que María, Pamela, Hortensia, Josefina, Guadalupe y Rosa coincidieron en la condonería 180 días después de la inauguración.

 

Antonio Ortiz

En ediciones anteriores
Slide 1

Cambio climático, ¿qué sigue?*

Slide 2

Nuevas drogas sintéticas

Slide 3

Jugo de Sol: combustible a partir de fotosíntesis artificial

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir