UNAM
21 de enero de 2018
II
II
¿Cómo ves?
imprimirpdfmenosmas

Retos

No. 133 Los suave brisa de la vida

Fluir

Aurelio no estaba mal de sus facultades mentales y tampoco enamorado: su estado de ensoñación se debía a que después de comer en un restaurante chino, en la galleta de la suerte le salió este críptico mensaje: “Podemos tener todos los medios de comunicación del mundo, pero nada sustituye la mirada del ser humano. El Universo está hecho para fluir; fluye tú como las nubes en el cielo porque al amanecer nuevamente estarás rodeado de la suave brisa de la vida”. Quién sabe qué fue lo que entendió Aurelio, pero lo cierto es que a partir de ese día, además de tener una mirada perdida, se la pasaba haciendo favores a cuanto ser humano se le cruzaba por el camino y mostrando a la gente el lado positivo de todo.

Así, cuando su tío Pedro le comentó que al día siguiente no podría abrir su tlapalería porque tenía que ir a casa de su compadre, Aurelio se ofreció para atenderla. Aurelio no sólo abrió la tlapalería, también la llenó de flores y a todos los clientes les regaló un vasito de té de anís, con lo que ellos quedaron muy contentos. Entonces, llegó don Leonardo, el jardinero, y le pidió a Aurelio una determinada cantidad de metros, con sus correspondientes decímetros, de manguera de plástico transparente del número 15. Cuando Aurelio entró a la bodega para cortar el tramo de manguera, se encontró con que su tío tenía tapizadas las paredes con miles de carteles de hermosas mujeres. Perturbado por estar rodeado de tantas bellezas, Aurelio cortó el tramo de manguera pero confundió los metros con decímetros y los decímetros con metros. Cuando don Leonardo vio el tramo de manguera, le dijo a Aurelio que era mucho más corto de lo que había pedido.

Aurelio se quedó pensando y dijo: “Sí, tiene usted razón, confundí los metros con decímetros y viceversa; pero fíjese, el tramo de manguera que le corté es el 76% del que me pidió, por lo que entonces el agua llegará más rápido al pasto que riegue y ya se lo agradecerá éste de alguna manera”. Ante tan extraña respuesta, a don Leonardo no le quedó más que esbozar una sonrisa, pagar la manguera, tomar su vasito de té y salir de la tlapalería pensando en cómo se lo iría a “agradecer” el pastito.

¿Cuántos metros y cuántos decímetros de manguera pidió don Leonardo, tomando en cuenta que pidió menos de 10 metros y que el número de metros y de decímetros son números naturales?

Buenas vibras

Una mañana, inspirado por un extraño sueño en el que el dios Xipetotec le decía que debía plantar un ahuehuete a la entrada de su casa para que esparciera buenas vibras por toda la ciudad, Aurelio se fue al vivero de doña Margarita donde había todo tipo de plantas. Aurelio le explicó para qué quería el árbol. Ella dijo que siempre hay que hacer lo que nos dicen los sueños, y le comentó que tenía 4 ahuehuetes perfectos para esparcir buenas vibras. Incluso, doña Margarita le explicó que ya les había puesto nombres en náhuatl: uno se llamaba Tzopelic (dulce), otro Tanezi (amaneciendo), otro más Elhuicatl (paraíso) y al cuarto le había puesto Paquilixtli (alegría). También le dijo que Tzopelic tenía 4 años más que Tanezi, a la vez que éste otro tenía 4 años más que Elhuicatl y que éste tenía también 4 años más que Paquilixtli, el cuál tenía la mitad de años que el mayor de los ahuehuetes. Entonces, Aurelio decidió llevarse a Paquilixtli, ya que según él la edad de este árbol tenía cierta “conexión” con el famoso 2012.

¿Qué edad tenía el Paquilixtli?

XO

El primer lunes de cada mes, Aurelio solía acudir a las reuniones de “La comuna del paraíso”, un grupo de amigos que algunos años antes habían decidido fundar una comuna hippie en medio de uno de los parques de la ciudad. Aunque la comuna únicamente había existido durante una sola noche, ya que los policías los desalojaron del parque de manera violenta al día siguiente, mes con mes desde aquella ocasión todos los integrantes de la comuna se reunían para rememorar las anécdotas de aquella noche y elucubrar las maneras en las que el mundo podría funcionar mejor. Al terminar cada reunión, los asistentes tenían una peculiar forma de despedirse entre sí: los muchachos se despedían de las muchachas dándoles un cariñoso abrazo y un beso en los labios; las muchachas se despedían entre sí y de los muchachos también con un cariñoso abrazo y un beso en los labios, y los muchachos se despedían entre sí con un cariñoso abrazo únicamente. Si a la última reunión a la que acudió Aurelio había 25 muchachos, incluido él, y 37 muchachas, ¿cuántos besos en los labios y abrazos hubo al final de la reunión?

Soluciones al número anterior

Manteles. Las abuelas de Laura tardaron 6 horas en terminar el mantel; por lo mismo, el cantante no pudo regalar un mantel a cada novia.

Servilletas. A partir de los datos dados por la sobrina y planteando una sencilla ecuación de primer grado se obtiene que en total se vendieron 72 servilletas.

Labores. La viejita que más trabajó duró 6 meses, ya que 1 + 2 + 3 + 4 + 5 + 6 = 21.

 

 

Antonio Ortiz

En ediciones anteriores

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir