UNAM
15 de octubre de 2018
II
II
¿Cómo ves?
imprimirpdfmenosmas

Retos

No. 138 Kilómetro 38

El ser del espacio

Bajo un sol inclemente, todos los días llegaba don René empujando su carrito de helados hasta las puertas de la vulcanizadora El Cholo, ubicada en el kilómetro 38 de la carretera Tijuana-Mexicali. En las largas horas que transcurrían entre la llegada de un vehículo y otro, don René le contaba al Negro anécdotas, inspiradas en los nombres con que los choferes bautizaban sus camiones.

Por ejemplo, cuando vio un camión llamado El ser del espacio, don René le dijo al Negro: “Ese nombre me recuerda algo que me sucedió. Una mañana, dentro de la camioneta en la que repartía cerveza con ayuda de el Tuerto, encontramos que alguien había abandonado un costal lleno de gatitos. Se me hizo mala onda dejarlos abandonados así que le dije al Tuerto que los fuéramos ofreciendo en las rancherías por las que pasáramos en nuestra ruta a ver si alguien se quedaba con ellos”.

“En la primera ranchería se bajó el Tuerto con el costal. Al regresar, simplemente me dijo que la dueña se había quedado con la mitad de los gatitos más la mitad de un gatito. Me dio lástima que el Tuerto hubiera sacrificado a uno de los gatitos con tal de que la señora se quedara con algunos, pero me dije que así es la vida y continuamos con el recorrido”.

“En la siguiente ranchería no quisieron quedarse con ninguno, pero en la que estaba enseguida el Tuerto nuevamente se bajó con el costal y al regresar me dijo que el dueño se había quedado con la mitad de los gatitos que quedaban en el costal más la mitad de un gatito. Me pregunté para qué querría la gente exactamente la mitad de un gatito, quizá sería para algún tipo de guisado...”

“En las siguientes 10 rancherías nadie quiso ningún gatito; pero en la onceava, regresó el Tuerto, aventó el costal en la camioneta y al subirse me dijo que la niña de esa ranchería se había quedado con la mitad de los gatitos que restaban más medio gatito. Entonces, me enojé con él porque se me hizo horrible que matara a un gatito más. Pero el Tuerto me dijo que no había matado a un solo gatito y que en el costal ya no quedaba ninguno. Todavía más enojado, le dije al Tuerto que se bajara de la camioneta y ahí lo dejé, porque me quedé pensando en que sólo un extraterrestre podría separar a un gatito por la mitad y que siguiera vivo”.

Después de escuchar la anécdota, el Negro se quedó pensando hasta llegar a la conclusión de que el Tuerto no era extraterrestre ni había tenido que partir ningún gato, y que en cada ranchería había dejado gatos completos.

¿Cuántos gatos había en el costal y cuántos dejó el Tuerto en cada ranchería?

Tanque lleno

Cuando llegó el trailer Tanque lleno, don René comenzó a contar: “Anoche me gané 100 000 pesos en un concurso de la televisión, pero no me los quisieron pagar. Había que contestar cuántas camionetas y cuántos camioncitos tenía un transportista que para llenar el tanque de sus 10 vehículos necesitaba 560 litros de gasolina; a las camionetas les cabían 50 litros y a los camioncitos 60 litros. Llamé al teléfono del concurso y les dije que se trataba de una pregunta capciosa porque el tanque de la camioneta con la que yo repartía cerveza le caben 60 litros, por lo que entonces el transportista tendría 5 camionetas y 5 camioncitos, y que más bien necesitaba 600 litros para llenarles el tanque a todos. Pero me dijeron que esa no era la respuesta.

¿Cuál era la respuesta correcta?

Numerito

Otro día don René contó lo siguiente: “Hace una semana se paró aquí un matemático y me hizo un truco de magia. Primero me dijo que pensara en el número de días a la semana que me gustaría descansar, luego que multiplicara ese número por 50, que al resultado le sumara 44 y que a lo que me saliera lo multiplicara por 200, luego que al resultado le sumara 110 si ya había sido mi cumpleaños o 109 si todavía no había sido, y que a este resultado le restara el año completo de mi nacimiento. Hice las operaciones en un papelito y luego el matemático me dijo que viera bien el resultado final y que el primer número de izquierda a derecha correspondía al número de días a la semana que me gustaría descansar y que las últimas dos cifras correspondían a los años que tenía yo. En efecto, le atinó a las dos cosas”.

Ahora tú, aplícate este truco pensando primero en el numero de días a la semana que te gustaría descansar. Por cierto, ¿qué te sugieren la segunda y tercera cifra del resultado?

Soluciones al número anterior

Buenos augurios. Las 7 835 personas respondieron que ambos círculos son iguales. En aprietos. Hay 26 triángulos.

Boda multitudinaria. Anahí se casó con 20 personas: 16 hombres y 4 mujeres.

Dulzuras. Se plantea un sistema d e 3 ecuaciones y resolviéndolo se obtiene que Anahí tenía 4 nietos, el paquete tenía 24 galletas y que habitualmente a cada nieto le daba 6 galletas.

 

Antonio Ortiz

En ediciones anteriores
Slide 1

En busca de otros mundos

Slide 2

Aguas profundas: crónica de un desastre anunciado*

Slide 3

La inteligencia artificial no es como la pintan

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir