UNAM
23 de octubre de 2018
II
II
¿Cómo ves?
imprimirpdfmenosmas

Retos

No. 143 Entre los brazos de Coyolxauhqui

Cortesía de Hernán

Estaba un día el jefe de gobierno de la ciudad de México en su oficina estudiando gramática náhuatl cuando, de repente, se hizo una impresionante humareda dentro de la oficina y se le aparecieron los brazos de la Coyolxauhqui; mientras la mano de uno de los brazos le explicaba con señas que pronto necesitaría 4 monedas para resolver un grave problema financiero de la ciudad de México, la mano del otro brazo depositaba en su escritorio 4 monedas antiguas que le había “bolseado” a Hernán Cortés cuando éste andaba lloriqueando al pie del ahuehuete de la noche triste. No habían transcurrido ni 3 segundos de que los brazos de la Coyolxauhqui habían desaparecido con todo y humo cuando se abrió estrepitosamente la puerta de la oficina dando paso a un preocupadísimo licenciado Teófilo Reyes, nada más y nada menos que el secretario de finanzas de la ciudad.

En menos que canta un gallo, el Lic. Reyes, entre los miles de problemas financieros por los que atravesaba la ciudad, le expuso uno que llamó poderosamente la atención del jefe: “Otro gran problema que tenemos es la construcción del edificio de 60 pisos que albergará las oficinas de ‘atención al ciudadano’, el cual estaba planeado para que lo sostuvieran 4 pilotes antisísmicos colocados en las esquinas de un cuadrado de 64 m2. Ya colocaron los pilotes pero ahora resulta que el ingeniero calculista se equivocó y para que los pilotes puedan realmente sostener el edificio tienen que estar colocados en las esquinas de un cuadrado de entre 25 y 36 m2. Esto suena fácil pero el problema es que sólo tenemos dinero para sacar 2 de los pilotes y volverlos a colocar en otro sitio. Por más que hemos estado haciendo cálculos no sabemos ni cuáles de los 4 pilotes tendríamos que sacar ni dónde colocarlos en relación a los otros 2 para que los 4 queden en las esquinas del cuadrado de entre 25 y 36 m2”.

El jefe no tardó ni 5 segundos en dibujar en una hoja un cuadrado de 8 cm por lado y colocar en sus 4 esquinas las monedas que le había dejado Coyolxauhqui y decirle a Teófilo: “Si logramos mover 2 de estas monedas de tal manera que formen un cuadrado de entre 5 y 6 cm por lado junto con las otras 2 monedas, habremos resuelto el problema de los pilotes”.

Aún así, después de casi 1 hora de intentar mover sólo 2 de las monedas, el jefe y Teófilo no lograban resolver el problema, hasta que de pronto entró un colibrí por la ventana de la oficina, revoloteó por encima del papel donde se encontraban las 4 monedas y moviendo 2 de ellas con su pico logró acomodarlas de tal manera que, junto con las otras 2, formaban un cuadrado de poquitito más de 5.65 cm por lado.

¿De que manera colocó el colibrí 2 de las monedas en relación a las otras 2 para obtener el cuadrado de poco mas de 5.65 cm por lado?

El tesoro de Moctezuma

Después de ver cómo el colibrí solucionó el problema de los pilotes, el jefe se decía a sí mismo: “Estaba muy fácil ese problema, sólo me faltó fijarme un poquitito más, si ahora me pusieran otro problema de este tipo, lo resolvía en nada”. Y no habían pasado ni un par de segundos cuando nuevamente se aparecieron los brazos de la Coyolxauhqui para retarlo a que, con las 4 monedas aún en las esquinas del cuadrado, moviera sólo 1 para que se formaran 2 líneas con 3 monedas en cada una. Con señas le hizo saber que si lo lograba le diría dónde estaba escondido el famoso tesoro de Moctezuma y así podría solucionar los problemas financieros de la ciudad.

En cuanto desaparecieron los brazos de la Coyolxauhqui, el jefe estuvo intentando colocar las monedas para que se formaran 2 líneas con 3 monedas en cada una. Después de darse por vencido, entró nuevamente el colibrí por la ventana y con su piquito levantó 1 moneda y la colocó de tal manera que, en efecto, se formaron 2 líneas con 3 monedas en cada una.

¿Cómo colocó el colibrí la moneda?

Xochitl

Días después, los brazos de la Coyolxahuqui se volvieron a aparecer y le dieron una nueva oportunidad al jefe de decirle dónde estaba el tesoro de Moctezuma a cambio de que ahora, con sólo mover 2 monedas de 6 colocadas en 2 hileras, obtuviera una flor:

Y muchísimo antes de que el colibrí entrara por la ventana el jefe logró obtener la flor con sólo mover 2 monedas. Los brazos de la Coyolxahuqui le “dijeron” dónde estaba el tesoro de Moctezuma, con el cuál no sólo saneó financieramente a la ciudad de México, sino que también alcanzó para regalarle 50 millones de pesos a cada habitante de ella.

¿Cómo le hizo el jefe?

Soluciones al número anterior

Centenarios. Se plantea la ecuación: 100(t + 1) = 150(t – 1). Por lo que t = 5 horas, es el tiempo que falta para el cenit y por lo tanto la distancia a la que se encuentra el cráter es de 600 km y la velocidad a la que se debe teletransportar el científico veterano es de 120 km/h

Onomástico. Jacinto el 1 de abril, Miguel el 9 de marzo, Luz Elena el 15 de febrero y Roberto el 31 de enero.

Talismán. Se plantea un sistema de ecuaciones y se obtienen las siguientes medidas: cabeza = 1.8125 cm, cuerpo = 7.25 cm y cola = 5.4375 cm; por lo que la longitud total es de 14.5 cm.

 

 

Antonio Ortiz

En ediciones anteriores
Slide 1

En busca de otros mundos

Slide 2

Aguas profundas: crónica de un desastre anunciado*

Slide 3

La inteligencia artificial no es como la pintan

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir