UNAM
21 de abril de 2018
II
II
¿Cómo ves?
imprimirpdfmenosmas

Retos

No. 146 En sincronía con el devenir del Universo

Cuentas claras

Sofía, al igual que casi cualquier persona, siempre había tenido una suerte “normal”; es decir, en ocasiones tenía mucha suerte, en otras poca y en otras más ninguna: nunca se había sacado la lotería ni una rifa, debía la hipoteca de su departamento y, para colmo de males, estaba a punto de quedarse desempleada porque la empresa donde trabajaba estaba a punto de quebrar.

Un día Sofía estaba mirando los títulos de autoayuda en una librería cuando, de repente, un extraño muchacho, al que jamás había visto, le dijo: “Lo que sucede Sofía es que no estás en sincronía con el devenir del Universo; calculo que estás alrededor de 3 minutos desincronizada. Lo que tendrías que hacer es perder exactamente 3 minutos por decisión propia y en el momento en que creas que esos 3 minutos realmente pueden cambiar tu vida”. Entonces el extraño la miró de forma todavía más extraña y desapareció entre la muchedumbre de la librería.

Perpleja por las palabras del desconocido, Sofía bajó a la estación del metro para volver a su casa y, justo en el momento en que el metro llegó al andén, decidió perderlo para ver si su vida cambiaba aunque fuera un poquito. Para su sorpresa, exactamente 3 minutos después llegó el siguiente metro. Al entrar al vagón le llamó la atención un viejito que escribía números y más números en una revista. Tres estaciones después, el viejito se levantó para salir del vagón y repentinamente volteó a mirar a Sofía diciéndole: “Señorita, soy matemático y llevo 1 mes tratando de solucionar este Sudoku; ofrecen de premio una casa en Acapulco y 60 millones de pesos para el que lo resuelva, pero definitivamente creo que no tiene solución. Le regalo la revista y el lápiz. A mí ya me ha quitado demasiado tiempo”.

Sofía hojeó la revista y tras leer las instrucciones de cómo debía completarse el Sudoku (que en cada celda de 3 x 3 estén todos los números del 1 al 9 y que en ninguna línea horizontal o vertical del cuadrado de 9 x 9 se repita número alguno) se puso a resolverlo de manera intuitiva. Cuatro estaciones después, lo había solucionado.

¿Qué solución encontró Sofía para este Sudoku?

Lujo inmejorable

Al estrenar su casa en Acapulco, Sofía estuvo unos días pensando en qué hacer con los 60 millones de pesos del premio y decidió quedarse con 10 para sus gastos personales e invertir los otros 50 en diversas propiedades, ya que había visto que vendían “lujosos departamentos con terraza y vista a la playa de Pie de la Cuesta” a sólo 2.5 millones de pesos, “estupendos terrenos de 100 m2 en preventa a 5 minutos de la playa Icacos” en 500 000 pesos e “inmejorables terrenos de 1 000 m2 para cultivo de cocoteros a 50 km de Acapulco en tan solo 25 000 pesos”. Tres días después, Sofía ya era dueña de 100 de estas propiedades.

¿Cuántos departamentos y cuántos terrenos de 100 y de 1 000 m2 compró Sofía?

Jugosos negocios

En cuanto en Acapulco se corrió la voz de que Sofía había comprado 50 millones de pesos en propiedades, toda una avalancha de inversionistas y promotores la buscó para proponerle jugosos negocios. Entre ellos llegó un famoso apostador de Las Vegas que le propuso a Sofía jugarse sus 50 millones invertidos en propiedades contra el millón de pesos en efectivo que él traía consigo en una partida de dados de tal manera que él le apostaría siempre, ganara o perdiera en cada tirada, la mitad del dinero que él poseyera en cada momento. Sofía lo pensó un poquito y haciendo cuentas calculó que lo más que podría perder serían $11 380 625.00 pesos, por lo que decidió aceptar el juego.

Si el juego consistió en 6 tiradas de dados y el apostador ganó en un total de 3 ocasiones y perdió en otras tantas, ¿por qué al terminar la última partida sonrió Sofía? ¿Cuánto dinero ganó o perdió ella?

Soluciones al número anterior

Corazón y cerebro. La longitud de las divisiones se calcula dibujando otro triángulo igual, pero de manera invertida. Así se obtiene que harían falta 28 metros de tela de gallinero, por lo que la novia de Carlos pudo comprar 44 pollitos.

Alas y patas. Si x son los pollos de 3 alitas y y los de 2 alitas, se plantea el sistema de ecuaciones: 3x + 2y = 330, 2x + 2y = 240. Se obtiene que 90 pollos tenían 3 alas y 30 pollos tenían 2 alas, por lo que por la mañana había sacrificado 120 pollos.

Orejas y cuernos. Las orejas de burro costaban 75 pesos y los cuernos de venado 225 pesos.

 

 

Antonio Ortiz

En ediciones anteriores
Slide 1

Medicina espacial*

Slide 2

El agente secreto de la evolución

Slide 3

Experimentos con animales, ¿mal necesario?

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir