UNAM
16 de octubre de 2018
II
II
¿Cómo ves?
imprimirpdfmenosmas

Retos

No. 154 Otra abuela desalmada

Esférico volador

La abuela Carmen siempre había tenido un genio de los mil demonios y cuando alguno de sus más de 30 nietos la visitaba no cesaba de repartirles bastonazos a la menor provocación. Una mañana, por ejemplo, llegaron a visitarla sus nietos Mario, Luis, David, Roberto y Agustín, quienes después de darle un beso y extender la mano para que su abuela les diera unas monedas para comprarse dulces, no tuvieron mejor idea que organizar un partido de fútbol en el patio. No habían pasado ni 2 minutos cuando un fuerte pelotazo fue a dar justo en la base de un macetón de hortensias, que se cayó y rompió. En cuanto la abuela escuchó el estruendo, se asomó al patio y no tardó ni un segundo en comenzar a repartir bastonazos entre sus nietos, quienes en medio de gritos y llantos dijeron:

Mario: “Pero si nada más fue uno de nosotros ¿por qué nos pegas a todos? ¡Aaaaaayyyyy!”

Luis: “¡Aaaaaayyyyy! No es cierto. La culpa del balonazo es de 2 de nosotros.”

David: “¡No es cierto! ¡Aaaaayyyy! Es de 3 de nosotros.”

Roberto: “¡Aaaaayyyy! ¡No es cierto! Es de 4 de nosotros.”

Agustín: “Falso. Es de todos nosotros. ¡Ya no nos pegues!”

Si la abuela sabía de sobra que cualquiera de sus nietos decía la verdad cuando era inocente y que decía mentiras cuando era culpable, ¿quién o quiénes fueron los responsables del balonazo que rompió el macetón?

Patín del diablo

A la abuela Carmen le gustaba desayunar tacos de cecina enchilada, con crema y frijolitos, los domingos. Así, todas las mañanas de domingo despertaba a alguno de sus nietos que se había quedado a dormir en su casa y lo enviaba al mercado al puesto de don Calixto por medio kilo de cecina. Para estos mandados tenía un patín del diablo motorizado de 2 velocidades: lenta (4 km/h) y rápida (5 km/h). Una calurosa mañana dominguera le tocó a Pedrito, un escuincle de apenas 8 años de edad pero listo y calculador como el demonio. Obviamente la abuelita no lo despertó con un beso sino a bastonazos mientras le gritaba que ya se levantara, que se iba a acabar la cecina si no llegaba a tiempo, que si regresaba sin cecina... y un sinfín de amenazas que hicieron que en fracción de segundos Pedrito estuviera levantado, vestido y ya con un pie sobre el patín del diablo. De todos modos su abuelita le dio un bastonazo más al tiempo que le rugía que se apurara porque el mercado estaba lejos, a lo que Pedrito le contestó, mirando su reloj: “¡Aaaaayyyy ¡Ya no me pegues! Tengo supercalculado el tiempo que tardo en llegar al mercado y Don Calixto ni siquiera ha abierto su puesto. Si me voy a velocidad baja llegaré apenas 5 minutos después de que lo abra y si me voy a la velocidad alta llegaré 10 minutos antes de que lo abra”.

¿A qué distancia se encontraba el puesto de don Calixto de la casa de la abuela Carmen?

A toda máquina

Años después, fue precisamente Pedrito, con sus 18 años bien cumplidos, a quien le tocó llevar en coche a su abuelita desde la ciudad de Iguala hasta las playas de Zihuatanejo para, según ella, aliviarse los dolores de las reumas en el agua salada (aunque todos sabían que le encantaba ir a la playa a comer ceviche). Como Pedrito acababa de sacar su licencia de manejo, y quería llevar con muchísimo cuidado a su abuela, manejó muy despacito hasta que la abuela empezó a vociferar: “¿Qué te pasa? A esta velocidad nunca vamos a llegar, así que acelérale si no quieres llegar a Zihuatanejo lleno de chipotes”.

Entonces Pedrito metió el acelerador a fondo hasta alcanzar una velocidad promedio tal que 15 minutos después de pasar el kilómetro mn (m y n son números naturales entre 0 y 9) pasó por el kilómetro nm y 15 minutos después por el kilómetro m0n (0 = cero). ¿A qué números corresponden m y n?

Soluciones al número anterior

Almejas al vino. El número es el 111 y se calcula a partir de: 2011 – n – 1900 + n. (Obviamente los estudiantes tenían que haber nacido durante el siglo XX y n es el numero de años que cumplieron o cumplirán en este 2011.)

Espagueti al pesto. Froilán había sacado el papelito con el número 64.

Pollo al jengibre. La novia de Froilán los recortó y unió así:

 

 

Antonio Ortiz

En ediciones anteriores
Slide 1

En busca de otros mundos

Slide 2

Aguas profundas: crónica de un desastre anunciado*

Slide 3

La inteligencia artificial no es como la pintan

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir