UNAM
13 de diciembre de 2018
II
II
¿Cómo ves?
imprimirpdfmenosmas

Retos

No. 232 Un ingeniero muy ingenioso

Cambio de medidor

Cuando Guillermo era estudiante de ingeniería, consiguió trabajar los sábados como ayudante de los de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) que van de casa en casa cambiando medidores de luz. Desde el primer sábado le llamó la atención que para unir el medidor a su correspondiente caja de fusibles, los trabajadores siempre cortaban un tramo de 60 cm de cable, le quitaban el recubrimiento de plástico de 15 cm a cada extremo y después de engancharlo y atornillarlo, terminaban cortando un sobrante de 10 cm a cada extremo.

Lo primero que vino a la mente de Guillermo fue recoger los sobrantes del cable y venderlos por kilo, pero luego tuvo una idea mejor: podía unir de tal manera los sobrantes y recubrirlos con cinta de aislar que con 8 sobrantes podía formar 60 cm de cable “reciclado” y usarlo para poner un medidor más y llevarse una comisión extra, ya que la CFE pagaba 500 pesos por medidor instalado.

Si un buen sábado los ingenieros de la CFE llevaban un rollo de 192 metros para colocar 500 medidores, ¿cuántos medidores podían colocar ese día con el cable de Guillermo?

Cambio de billetes

Cuando a Guillermo le tocó cambiar los medidores de luz de la sucursal de un banco, el gerente lo contrató como cajero para que atendiera la ventanilla especial. Para cualquier cajero era un suplicio atenderla porque todos los comerciantes de la zona se formaban para cambiar billetes por monedas. Guillermo pronto se dio cuenta de que estar en la ventanilla especial significaba más trabajo, por lo que pidió el doble de sueldo que los otros cajeros. Segundos después de que entrara al banco una mujer muy guapa, el gerente le dijo a Guillermo: “Atiende a la señorita y si lo haces bien, quedas contratado con el doble de sueldo”.

Lupe estudiaba matemáticas en la UNAM y en cuanto se acercó a la ventanilla le dijo a Guillermo: “Quiero que me cambie estos 2 billetes de 1 000 pesos por el número que estoy pensando de monedas de 10 pesos, 10 veces ese número en billetes de 20 pesos y lo que sobre en billetes de 50 pesos”. Sin titubear Guillermo sacó unas monedas de 10 pesos, algunos billetes de 20 pesos y otros de 50 pesos; los contó 2 veces frente a Lupe, quien le dijo: “Vaya, hasta que conozco a un cajero eficiente”. Ante el éxito, el gerente del banco contrató a Guillermo con el doble de sueldo.

¿Cuántos billetes de 20 pesos le dio Guillermo a Lupe?

Cambio de vida

Lo que no sabía el gerente era que Guillermo y Lupe eran novios y que él había planeado su contratación porque tenía una meta mayor. Con el paso de los días no sólo se ganó la confianza del gerente, sino también la de inspectores y supervisores, que eran quienes tenían la combinación de la caja fuerte del banco. Así, después de varios días de observar cómo accionaban el mecanismo para abrir la caja fuerte, que consistía simplemente en un pequeño teclado con los números del 1 al 9, una noche de insomnio llegó a la conclusión de que el mecanismo se abría oprimiendo sólo 4 dígitos. El primero tendría que ser un número primo porque el gerente siempre andaba platicando de la magia de los números primos; el segundo tendría que ser un número que no fuera divisor de 12 porque para los inspectores era un número de mala suerte; el tercero tendría que ser mayor que el segundo porque los supervisores tenían un complejo de superioridad; el cuarto tendría que ser una unidad mayor que alguno de los otros porque coincidentemente el gerente tenía un año más de edad que el supervisor, además de que sólo 1 de los 4 dígitos tenía que ser impar porque únicamente había una mujer trabajando en el banco y todos los números tendrían que ser distintos entre sí porque nadie en el banco tenía la misma edad.

Una tarde, cuando el banco ya había cerrado, Guillermo se escondió detrás del mostrador, fue a la caja fuerte, apretó unos números y… ¡la abrió! Metió en un costal varios millones de pesos, rompió uno de los ventanales del banco, subió rápidamente al coche de Lupe y escaparon a una playa.

¿Cuál era la combinación de la caja fuerte?

Soluciones al número anterior

Problemas juveniles
El que falten 10 pesos es producto de un razonamiento erróneo. Lo que se debe hacer es restar los 20 pesos sobrantes al total de 60 pesos, quedando 40 pesos que son los que realmente pagaron los 3 amigos.

Problema matemático

Problema monstruoso
Murciélago.

 

Antonio Ortiz

En ediciones anteriores

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir