UNAM
24 de septiembre de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 36 » Retos
imprimirpdfmenosmas

Retos

No. 36 La pesadilla de lavar y secar a caballo

Lavar y secar en La Misericordia

Isabel gasta 50 pesos en una lavandería por lavar y secar 4 kilos de ropa; doña Lola gasta 75 pesos por 6 kilos; Eustolia, 100 pesos por 7 kilos; Rebeca 150 pesos por 12 kilos y Trinidad gasta 25 pesos por únicamente secar los 5 kilos de ropa que ella prefiere lavar en su casa ¿De cuántos kilos es la capacidad de las lavadoras y las secadoras de la lavandería La Misericordia, si cuesta lo mismo utilizar una lavadora o una secadora?

Caballitos en fila

En la barra de la cantina, el Jaibo tenía un truco que nunca le fallaba para averiguar si, al momento de pagar la cuenta, un cliente ya estaba listo para pedirle un taxi o si le permitían conducir su propio automóvil. Colocaba en filita seis “caballitos” de tequila, llenaba únicamente los primeros tres de izquierda a derecha, dejando vacíos los restantes, y retaba al parroquiano en turno a que, con sólo mover un vaso, quedaran en la secuencia lleno-vacío-lleno- vacío-lleno-vacío. El Jaibo contaba hasta 20, y si el parroquiano no lo lograba, le pedía un taxi, ya que si no podía resolver este sencillo problema tampoco podría manejar. ¿Qué tan rápido encontrarías tú la solución?

Pesadilla culinaria

Después de estar soñando que se encontraba en una paradisíaca isla del Pacífico, rodeada de fantasías y comodidades, al estar buceando en un manglar lleno de peces de colores, Ana fue atrapada por una tribu de caníbales. Su placentero sueño se volvió la más terrible de las pesadillas: los caníbales la llevaron a una cueva (oscura y provista de los aparatos electrodomésticos más modernos) para sacrificarla. Una vez ahí, sus captores decidirían cómo debían cocinarla, dependiendo de la frase que dijese. Si la frase era una mentira, la pondrían en el descomunal horno de microondas y, si era verdad, en el sartén rebosante de aceite de oliva. Sin embargo, Ana dijo tal frase que los caníbales le perdonaron la vida y continuó su placentero sueño.¿Cuál habrá sido esa frase?

Soluciones del número anterior

Celebración: Primero se llena el frasco de 300 ml y se vierte el contenido de éste al de 500 ml. Luego se llena otra vez el de 300 ml y se vierte hasta llenar por completo el frasco de 500 ml, quedando entonces 100 ml en el de 300 ml. Se vacía el de 500 ml en la botella y los 100 ml del de 300 ml en el de 500 ml. Finalmente, con la botella se llena el de 300 ml y luego se suma el contenido de éste al de los 100 en el de 500, por lo que entonces habrá exactamente 400 ml en el de 500.

Matemáticas aterradoras: La primera cifra de la serie de números elegida por los zombies corresponde a un número natural y la siguiente es un número primo, así, la cantidad siguiente al 1029 es el 1131.

La cuenta de los años: Si X es la edad del tío y Y la de su vecino, entonces tendríamos que: X + Y = 91 y que hace N años el tío tenía la edad que ahora tiene el vecino: Y = X - N. Además que la edad del tío es ahora el doble de la que tenía su vecino hace N años: X = 2 ( Y- N ). Al resolver este sistema de tres ecuaciones se encuentra que la edad del tío es de 52 años y que la edad de su vecino es de 39 años.

 

Antonio Ortíz

En ediciones anteriores
Slide 1

Sismos

Slide 2

Suicidio: jóvenes en riesgo

Slide 3

El aroma del recuerdo

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir