UNAM
22 de junio de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 64 » Retos
imprimirpdfmenosmas

Retos

No. 64 Olvidos y despistes

Todo por nadar

A Elena siempre le gusta ir a nadar a la alberca que tiene Octavio en su casa de Cuernavaca. Esta alberca es sensacional, pero tiene el problema que tarda 36 horas en llenarse y 72 en vaciarse.

Un caluroso sábado, Elena se levantó muy temprano y al ver el esplendoroso día, empacó su traje de baño, llamó a su amigo Salvador, quien se acababa de comprar un automóvil Jaguar, y ambos se fueron a nadar a casa de Octavio. Pero al llegar allí a las 10 de la mañana, cuál no sería su sorpresa al ver que la alberca estaba vacía. Salvador se puso de pésimo humor, pero Elena lo animó a que se fueran a nadar y a pasar la noche en Cocoyoc y el domingo, tras visitar Cacahuamilpa, podrían volver a Cuernavaca a nadar puesto que la alberca ya estaría llena. Salvador aceptó, aún un poco malhumorado. Entonces Elena abrió la llave de la alberca y se fueron en el Jaguar. Pero a Elena ¡se le olvidó colocar el tapón del desagüe de la alberca!

A lo largo del sábado y la mañana del domingo todo marchó sobre ruedas hasta que, en el estacionamiento de las grutas, unos escuincles le poncharon las cuatro llantas al Jaguar. Ante tal panorama y con un genio de los mil demonios, Salvador mandó llamar una grúa para que los regresara a la ciudad de México.

No fue hasta el miércoles al anochecer que Elena se acordó que había dejado abierta la llave de la alberca. Inmediatamente llamó a Salvador y, a bordo del Jaguar, partieron hacia Cuernavaca. Durante el trayecto elucubraron sobre el desastre que seguramente iban a encontrar al desbordarse el agua de la piscina. Octavio estaría furioso y esto podría significar el fin de su amistad.

Si llegaron a las 10 de la noche ¿en qué condiciones encontraron la casa y la alberca de Octavio ?

Tour europeo

Para evadir a la Interpol en sus entregas de “mercancía” en Europa, desde la cárcel en México, el célebre narcotraficante Caro Quintero les daba las claves a sus mensajeros, por teléfono celular, de las ciudades adonde tenían que despegar y aterrizar para así despistar a la policía.

Al mando de la avioneta estaba un sobrino del Güero Palma, que era el contacto en Europa. Cuando sonó su celular Caro Quintero le dio la ruta que tenía que seguir: “Tienes que ir a 10 ciudades: de ahí donde estás, te vas a Barcelona, donde el “Manco” te va a dar la mercancía. De ahí te vas a Amsterdam, te estacionas 4 horas en el hangar y luego te vas a Cambridge, donde rápidamente recargas la avioneta y saludas al “Lennon”, que es el de la gasolinería del aeropuerto. Luego te vas a Barcelona y cuando llegues guardas la avioneta ahí 2 días para luego salir hasta Dublín, donde tras descansar 1 hora te vas a Cambridge, pero ahora haces como que no conoces al “Lennon”. En cuanto recargues la avioneta te vas luego luego a Estocolmo y llegando saludas de lejos a la “Duquesa”, que es la encargada de la torre de control. Ella te dará permiso de despegar y te vas directamente a Dublín, donde recogerás al “Bono” quien te ayudará a descargar la mercancía llegando a...” Pero allí se cortó la comunicación.

Si tú fueras el piloto de la avioneta, ¿a que ciudad irías a entregar la mercancía?

Soluciones del número anterior

En la playa: Como mínimo, Carlos Fuentes tendría que comprar un foco de 150 watts, ya que los lentes Armani dejan pasar tan sólo la mitad de la intensidad de la luz, además de que el problema equivaldría a que Carlos Fuentes trajera sobrepuestos dos pares de lentes Armani.

Terrible pérdida: El único par de números entre 1 y 100 que cumplen todas las condiciones del problema son 45 y 54.

 

Antonio Ortiz

En ediciones anteriores
Slide 1

Cambio climático, ¿qué sigue?*

Slide 2

Nuevas drogas sintéticas

Slide 3

Jugo de Sol: combustible a partir de fotosíntesis artificial

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir