UNAM
24 de abril de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 94 » Retos
imprimirpdfmenosmas

Retos

No. 94 Matemáticas para kinder

Juegos mecánicos

Mientras Rubén estudiaba la carrera decidió trabajar, pero sólo encontró empleo de ayudante en un kinder. La primera tarea que le asignaron fue llevar a los niños a un parque de diversiones; mala suerte porque no soportaba el griterío ni los berrinches. Pero nada se comparaba a lo que sufría consolando a los niños que quedaban fuera de algún juego mecánico. Su pesadilla comenzó en el “pulpo”; como los niños sólo podían ir acomodados de 2 en 2, hubo 1 que se quedó sin poder subir y Rubén tuvo que soportar abundantes lágrimas. En la montaña rusa, los niños sólo cabían de 3 en 3 en los carritos y le tocó sufrir el berrinche de 2 niños. En el “castillo de Drácula” había espacio para 4 niños en cada carrito, por lo que 3 niños se quedaron fuera. Lo peor fue cuando los niños decidieron subirse al “paracaídas atómico”, ya que allí se podía entrar en grupos de 5, y Rubén tuvo que aguantar el megaberrinche de 4 niños.

¿Cuántos niños llevó Rubén al parque si en el autobús cabían máximo 70?

Qué lata con la bata

Carlota, la directora del kinder, le encargó a Rubén que hiciera el pedido de las batitas para pintar de los alumnos de nuevo ingreso. Le explicó que en total había 100 alumnos nuevos y que de éstos había 60 niños más que niñas. Le dijo que pidiera batitas azules para los niños y batitas rosas para las niñas. Rubén salió disparado al teléfono para llamar a la fábrica y levantar un pedido por 60 batas azules y 40 rosas.

Rubén jamás olvidará la mañana en la que llegó el pedido de las batas. Nunca había visto tan enojada a Carlota, quien furiosa le reclamaba que si no podía hacer bien un simple pedido de batitas, que le había dicho cuántos niños y cuántas niñas había de nuevo ingreso, que si no sabía hacer una simple resta. Mientras le caía la regañiza, Rubén contaba y recontaba las batas recibidas y veía que había 60 azules y 40 rosas, y no entendía el enojo de Carlota.

¿Cuántas batas de cada color debería haber pedido Rubén?

Cuentas limpias

Un jueves por la tarde Carlota decidió darle una nueva oportunidad a Rubén y le encargó pagar los sueldos de las 3 señoras que los viernes hacían la limpieza de los salones. Le explicó que a cada señora se le pagaban 100 pesos por cada salón que hubiese limpiado, que poco antes de las 3 p.m. una de ellas le informaría cuántos salones había limpiado cada quien. Así Rubén tendría tiempo suficiente para ir al banco y sacar el dinero correspondiente a cada una.

Justo a las 2:45 se presentó Lisa en la dirección y le dijo a Rubén: “Lupita llegó a las 7 a.m. y limpió la mitad de los salones, y se ve que alcanzó a limpiar medio salón más. Lucía llegó a las 10 a.m. y limpió la mitad de los salones que aún estaban sucios y también medio salón más. Yo llegué a las 12 y limpié la mitad de los que ya no alcanzó a limpiar Lucía y medio salón más”.

Rubén le dijo que faltaba medio salón por limpiar o que una de ellas había limpiado medio salón que ya estaba limpio. Lisa le explicó que no, que ellas no hacían trampa, que todos los salones estaban limpios y que cada una de ellas siempre limpiaba salones completos, nada de dejar los salones a medio limpiar y que no entendía lo que decía Rubén. Apurado por la hora, Rubén le dijo que confiaba en su palabra y se fue al banco. Mientras hacía la cola del banco intentó hacer la cuenta a partir de lo dicho por Lisa pero se dio cuenta de que no sabía cuántos salones había, sólo recordaba que seguramente serían menos de 10. Al regresar a la escuela se encontró con que ya estaba cerrada y que Lisa se había ido dejándole un recadito pegado a la puerta con la dirección de su casa para que le llevara el dinero.

Según lo dicho por Lisa, ¿cuántos salones había en la escuela?

Soluciones al número anterior

Pelotas ambulantes. Guillermo tenía 10 pesos más que Raúl, ya que el primero habría obtenido 95 pesos y 145 pesos por las originales (240 en total), mientras que Raúl obtuvo sólo 230 pesos.

Cancelado por la lluvia. Dado que en el cilindro caben exactamente 3 pelotas, entonces si el diámetro de las pelotas de tenis es D, entonces la base del envase cilíndrico tenía una longitud de π·D y la altura del cilindro tendría una longitud de 3·D; puesto que 3<π, entonces la decisión de Valentina fue la correcta e impidió que comenzara a llover.

Cita en la cancha. James Bond debería haber extraído 3 pares ya que así al menos 2 serían del mismo color.

 

Antonio Ortiz

En ediciones anteriores
Slide 1

Medicina espacial*

Slide 2

El agente secreto de la evolución

Slide 3

Experimentos con animales, ¿mal necesario?

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir