UNAM
17 de julio de 2018
II
II
¿Cómo ves?
imprimirpdfmenosmas

Retos

No. 158 Niño prodigio

De buena cuna

A sus apenas 4 meses de edad Javier ya era el amo de la casa, al grado que su tío Pepe le decía “Don Javi” en alusión al personaje de la película El padrino. En cuanto Don Javi se despertaba, se quedaba un rato quietecito en la cuna planeando su día hasta que, pasados unos minutos, comenzaba a llorar a todo volumen para avisar que el amo había despertado y estaba listo para dar órdenes. Entonces, como resortes, salían de sus camas su mamá Yola, sus tías Goya, Sofía y Ana y su tío Pepe para, entre los 5, sacarlo de la cuna, bañarlo, ponerle el pañal, vestirlo y darle su biberón, y así dar inicio a la vida diaria procurando en todo momento cumplir con hasta el más mínimo deseo de Don Javi.

Una mañana no se escucharon los alaridos del bebé, sin embargo, sus 5 parientes se levantaron como un resorte para atenderlo. Y es que Don Javi había desarrollado unos portentosos poderes que no sólo le permitían comunicarse telepáticamente con las personas, sino también apoderarse de sus mentes. Después de que lo bañaran, le pusieran el pañal, lo vistieran y alimentaran, Don Javi mandó a sus parientes a la guardería cercana para que buscaran trabajo como expertos en cambio de pañales, porque él quería comprarse una cuna equipada con teléfono celular, GPS, computadora, televisión y motor eléctrico con control remoto.

Aunque a la directora de la guardería tanto Yola como Goya, Sofía, Ana y Pepe le parecieron más unos robots que seres humanos, decidió contratarlos porque le dijeron que entre todos podían cambiarle los pañales a 5 niños en apenas 5 minutos.

Ahora bien, si ese día la bitácora de trabajo de la guardería señalaba que al mediodía se tenía que cambiar los pañales a 100 niños en máximo 100 minutos, ¿a cuántas personas más que trabajaran al mismo ritmo que Yola, Goya, Sofía, Ana y Pepe tendría que contratar la directora para cumplir con lo señalado en la bitácora?

De buena mesa

Apenas unos días después, Don Javi ya tenía tal dominio de sus poderes mentales que podía mover objetos y personas por medio de la telequinesis. De hecho, el día que descubrió su poder telequinético, después de ordenarle telepáticamente a Yola que le preparara un biberón con 250 ml de leche y a Ana que le preparara un biberón con 250 ml de té de manzanilla, comenzó a desplazar volando a Yola y Ana por la cocina de manera que logró que Ana vertiera primero 50 ml del biberón de té de manzanilla en el biberón con leche, que después Goya agitara este biberón y que luego vertiera 50 ml de éste en el biberón de té de manzanilla que sostenía Ana. Don Javi luego hizo que ambas dejaran los biberones en la mesa que tenía instalada cerca de su cuna y se puso a observarlos detenidamente, tratando de averiguar si habría más té en el biberón de leche o más leche en el biberón de té.

¿Cuál es la solución correcta a este enigma?

De buen porte

Varias semanas después, Don Javi había logrado transferir sus poderes mentales a Yola, Goya, Sofía, Ana y Pepe. Sin embargo, desde una nave espacial, unos extraterrestres se comenzaron a preocupar de que estos 6 terrícolas usaran sus poderes mentales y pusieran en riesgo la estabilidad del Universo. Los teletransportaron hasta su nave para averiguar si eran o no un peligro por medio de una prueba: si todos la resolvían al mismo tiempo significaría que usarían sus poderes mentales para hacer el bien, pero si uno de ellos no respondía correctamente habría que eliminarlos.

La prueba era bastante sencilla, un extraterrestre le diría a Ana y Pepe un número a cada uno, entre 0 y 9 con la peculiaridad de que entre ambos números sumaran 2, 5 o 9, para luego preguntarles a los 6 terrícolas, cada minuto, cuáles eran los números que les habían dicho a Ana y Pepe, y cuál su suma. Después de colocarles unos cascos para impedir que usaran sus poderes o se comunicaran entre sí, un extraterrestre le dijo un número a Ana y uno a Pepe. Pasado el primer minuto, ninguno de los terrícolas respondió e igual sucedió con el segundo, el tercero, el cuarto, el quinto y el sexto. Pero una vez transcurrido el séptimo minuto, los 6 respondieron correctamente.

¿Qué números les dijeron a Ana y a Pepe?

Soluciones al número anterior

De terrorista. A Luis le tocaron 63 100 dólares, ya que el Lawrence traía 2 521 billetes de 100 dólares.

A benefactor. Entre el 1 y el 2011 hay 601 nueves.

A enamorado. Se plantea un sistema de ecuaciones y resolviéndolo se obtiene que Lawrence tenía 33 años y Sherezada 22 años.

 

 

Antonio Ortiz

En ediciones anteriores
Slide 1

Racismo discriminación que persiste

Slide 2

Fracking. Beneficios fugaces… ¿daños permanentes?*

Slide 3

El camino a las percepciones

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir